A finales del año pasado el Consejo de Ministros aprobó el Proyecto de Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal. Entre las principales medidas, encontramos la prohibición del software de doble uso para ocultar los verdaderos ingresos y la limitación de los pagos en efectivo, reduciéndose de 2500 euros a los 1000 euros. Pero, ¿cómo descubre Hacienda a los autónomos que superan el límite de efectivo permitido?

Este nuevo proyecto de ley, el cual prevé la reducción del límite de pagos en efectivo de 2500 a 1000 euros, ayudaría a detectar las empresas que incumplen esta norma, siendo operaciones difícilmente de detectar para la Agencia Tributaria.

 

Nueva ley y limitación del dinero en efectivo

La reducción del límite de pago en efectivo de los 2500 euros a los 1000 euros significaría que, en las relaciones comerciales con otras empresas, los autónomos no podrían superar los 1000 euros en efectivo. Esta limitación del dinero en efectivo supone una importante ayuda en la detección del fraude a pie de calle, por lo que una vez se desarrolle y convalide en el congreso el proyecto de ley, se implantará la medida durante este año.

La ley ya establece sanciones para los autónomos que superen los 2500 euros en efectivo en sus operaciones. Se considerarán infractores tanto a las personas físicas como jurídicas que cobren o paguen superando este límite de efectivo, esto es, supone una sanción tanto al que recibe la cantidad como para el que la entrega, dirigiéndose Hacienda a ambos sin distinción.

Superar el límite de efectivo permitido es una infracción grave, la cual conlleva una multa de pago del 25% de la base.

 

¿Cómo descubre Hacienda a los autónomos que superan el límite de efectivo?

Alguna de las partes denuncia la infracción

Lo más habitual es que Hacienda descubra la infracción porque alguna de las partes haya interpuesto una denuncia. Como ya hemos dicho anteriormente, al superar el límite de efectivo permitido, se considerarán sujetos infractores tanto al que paga como al que cobra, esto es, la responsabilidad recaerá antes ambos.

El empresario que no respete este límite de pago seguramente no registrará la operación en su contabilidad ni emitirá factura, por lo que Hacienda descubrirá la vulneración del límite normalmente por la denuncia de alguna de las partes. Lo más frecuente es que alguna de las partes denuncie, desde el punto de vista del empresario, porque el cliente no le pague; o bien, a ojos del pagador, porque no quede satisfecho con el servicio ofrecido. En ambos casos, se interpone la denuncia por ser la única manera de reclamar, ya que no existe ninguna factura.

A pesar de que la responsabilidad por superar el límite de efectivo recae sobre las dos partes, si alguna interpone una denuncia en los tres meses siguientes carecerá de sanción.

La competencia y los empleados

Como es lógico, si la competencia de una empresa detecta que esta compra y vende grandes cantidades de dinero en efectivo, es frecuente que interponga una denuncia. De igual manera, es habitual que los empleados denuncien que su empresa supera el límite de efectivo en sus operaciones si son despedidos. Sin embargo, como uno de los requisitos para interponer la denuncia es la identificación del denunciante, muchos prefieren no dar su nombre ni el del negocio.

¿Cómo investiga Hacienda?

Para conocer los movimientos de dinero del autónomo y si este coincide con su declaración de la Renta, Hacienda se ayuda sobre todo de la información que les ofrecen las entidades financieras, de esta manera, pueden investigar los ingresos y retiradas de efectivo de las cuentas bancarias del autónomo.

Otro hecho que ayuda a la Agencia Tributaria a investigar si el empresario tiene ingresos ocultos es que cualquier cobro o pago superior a los 3000 euros deberá ser notificado a Hacienda por parte del autónomo. De esta manera, Hacienda examinará si el movimiento de dinero del empresario coincide con su posterior declaración.

Además, si el autónomo no realiza movimientos en su cuenta ni realiza gastos diarios es un llamativo indicio de que está cobrando en B y que vive con lo que gana en efectivo no declarado. Aunque Hacienda no pueda descubrir de dónde viene ese dinero, sí que puede detectar de que el incremento patrimonial del autónomo no se encuentra justificado y, por tanto, existen claras sospechas de fraude.