que es el seguro de alquiler

Muchos propietarios de viviendas no se atreven a ponerlas en alquiler debido al riesgo de impago por parte del inquilino, para estos casos una buena opción es la contratación de un seguro de alquiler. Este tipo de seguros protegen el posible impago de las mensualidades, asimismo, cubren los daños materiales que puedan ocasionarse en la vivienda.

En definitiva, los seguros de alquiler que se contratan a través de las compañías aseguradoras aseguran al arrendador del cobro del alquiler, y al inquilino de la capacidad de poder pagarlo, tratándose de una modalidad de seguro de protección. Por otro lado, podemos encontrar servicios adicionales, como estudios de viabilidad de inquilinos o incluso protección de tipo jurídica.

 

¿Qué es el seguro de alquiler?

Dados los posibles riesgos de poner en alquiler una vivienda, el seguro de alquiler busca la protección de las personas con vivienda en arrendamiento. En el caso que el inquilino no pague las mensualidades del inmueble, el arrendatario quedará cubierto. Esto es, el seguro de alquiler aportará al arrendatario una cantidad de dinero equivalente para el mantenimiento de los ingresos por el alquiler de la vivienda.

Asimismo, los seguros de alquiler proporcionan una serie de servicios adicionales. Esta modalidad de seguro de protección ofrece coberturas por posibles daños del inmueble debido a sucesos naturales o causados por el inquilino, como robo, vandalismo, llegando incluso a la protección de los enseres de la vivienda. Además, en caso de problemas legales por el alquiler del inmueble, el seguro de alquiler ofrece el servicio adicional de asesoramiento jurídico.

El seguro de alquiler se trata de un valor añadido para el propietario de la vivienda, ya que la compañía aseguradora analizará la viabilidad del inquilino como posible contrayente del alquiler. De esta manera, se podrá analizar si resulta o no conveniente alquilarle la vivienda a una determinada persona.

 

¿Quién puede contratar un seguro de alquiler?

Como hemos dicho anteriormente, el seguro de alquiler protege del impago de las rentas del alquiler por parte del inquilino, en el caso de que no tenga la capacidad para ello o se niegue. Si el inquilino dejara de abonar las cuotas, esta modalidad de seguro asegura el cobro de las rentas de alquiler al arrendatario.

A pesar de que el funcionamiento y las coberturas del seguro variarán según la persona que lo contrate, tanto el arrendatario como el inquilino pueden contratar un seguro de alquiler. El primero de ellos lo podrá contratar para asegurar el cobro del alquiler si el inquilino dejara de pagar; mientras, el inquilino o arrendador podría contratarlo para asegurarse de que siempre podrá pagar el alquiler de la vivienda ante sucesos como quedarse en paro.

 

¿Qué cubre el seguro de alquiler?

Las coberturas que ofrece un seguro de hogar son las mismas que las que se aplica al seguro de alquiler.

A continuación, presentamos las coberturas más interesantes del seguro de alquiler de viviendas:

  1. Protección de impago de las rentas de alquiler

    En caso de impago de las mensualidades por parte del inquilino, normalmente las últimas doce mensualidades, esta cobertura aporta al arrendatario una compensación económica.

  2. Daños en la vivienda

    Normalmente hablaremos de una cantidad máxima y cuando el inquilino abandona el inmueble se pasa a calcular la indemnización.

  3. Defensa jurídica

    En caso de daños en la vivienda o impago del alquiler del inquilino, esta cobertura cubre la defensa jurídica, de manera que el propietario recibirá asistencia jurídica para una posible reclamación. Aclaramos que esta garantía no cubre los procesos de desahucio.

  4. Pérdida de alquiler

    Esta cobertura ofrece una indemnización al propietario por las pérdidas económicas en el caso de imposibilidad de alquilar el inmueble durante un tiempo debido a ciertos daños ocasionados.

 

¿Cuánto cuesta contratar un seguro de alquiler?

Los seguros de alquiler son una alternativa menos costosa que los avales bancarios; además, podemos beneficiarnos de servicios adicionales como el estudio de solvencia del posible inquilino o la defensa jurídica en caso de reclamaciones por parte del arrendatario. Asimismo, si incluye el alquiler en la declaración de la renta, el propietario podrá desgravar el coste del seguro de alquiler.

Como es lógico, el coste del seguro de alquiler dependerá de las coberturas y límites que contrates. El precio de la póliza subirá conforme lo haga el coste de la indemnización, como ocurre en todas las pólizas. El seguro de alquiler será más caro cuanto más caro sea la vivienda, la razón radica en que la cuantía que recibirás por el seguro cada mensualidad se relaciona con el precio del alquiler. Generalmente, el precio del seguro de alquiler oscila entre el 3% y el 5% de las rentas anuales del propietario.