que es la deuda subordinada

Anteriormente, elementos financieros como los depósitos o los bonos aportaban bastantes beneficios a los inversores. Sin embargo, en la actualidad el interés por comprar dichos productos parece haber mermado por los menores beneficios que estos reportan. Se presenta la deuda subordinada como una buena opción para aquellos inversores que buscan una elevada rentabilidad. Es preciso conocer qué rentabilidad tiene la deuda subordinada y su riesgo, ya que no se encuentra dirigida para cualquier perfil inversor.

Te aclaramos qué es la deuda subordinada, en qué consiste y sus características para que en la búsqueda de rentabilidades no asumas ciertos riesgos que puedan llevarte sorpresas inesperadas.

 

¿Qué es la deuda subordinada?

La deuda subordinada se trata de un producto financiero bancario de especial complejidad. Como hemos dicho, es un producto con un riesgo elevado, por lo que el perfil inversor que compre este producto deberá estar al tanto de los riesgos que ello conlleva.

La deuda subordinada se trata de títulos de renta fija de rendimiento explícito; puede que sea exigible cierto nivel de beneficios para poder cobrar estos últimos. La deuda subordinada posee menores características que las emisiones, fundamentalmente por el hecho de que, en preferencia de cobro u orden de prelación, el titular irá detrás de todos los acreedores comunes.

Por lo lado, las entidades de crédito consideran a las deudas subordinadas un instrumento híbrido de capital, ya que sus requisitos son similares al capital ordinarios de las entidades y se cuentan como recursos propios.

Al depender la deuda subordinada del pago de los acreedores, si la entidad que la emite quebrara, su probabilidad de cobro se situaría en los últimos lugares.

 

Tipos de deudas subordinadas

Encontramos tres tipos de deudas subordinadas:

  1. Deuda subordinada redimible

Hablamos de deuda subordinada redimible cuando la entidad de crédito a la que prestas el dinero te lo devuelve en una determinada fecha, puesto que el inversor conoce el momento de inversión.

  1. Deuda subordinada no redimible

Por el contrario, la deuda subordinada no redimible es perpetua, ya que este tipo de deuda no tiene una fecha de vencimiento.

  1. Deuda subordinada convertible

Por último, en la deuda subordinada convertible el capital que el inversor presta a la entidad de crédito como deuda subordinada, cuando se cumpla el plazo pactado, se convierte en acciones de dicha entidad.

 

¿Qué rentabilidad y riesgo tiene la deuda subordinada?

  • Rentabilidad de la deuda subordinada

La deuda subordinada sigue el siguiente principio universal cuando hacemos referencia a la inversión: a mayor riesgo, mayor rentabilidad.

Esto quiere decir que los inversores de deuda subordinada poseen más probabilidades de rentabilidad frente a otros productos financieros que conllevan un riesgo menor.

  • Riesgo de la deuda subordinada

La persona que invierte en deuda subordinada tiene una menor protección frente a otros productos; el riesgo de la deuda subordinada es bastante más elevado. Presentamos una serie de circunstancias que explican el mayor riesgo de la deuda subordinada:

  • Puede que el cobro de intereses y la recuperación del principal dependan de ciertos requisitos, como el cobro con anterioridad por parte del resto de acreedores con preferencia en el orden, o el nivel de beneficios.
  • En caso de quiebra de la entidad emisora, perjudiciales resultados económicos, o liquidación de la sociedad, el inversor en deuda subordinada puede llegara a perder su dinero.
  • La compraventa de deuda subordinada no es fácil en tiempos de crisis, ya que el mercado de este tipo de deuda puede tener falta de liquidez, lo que supone otro riesgo.

 

¿La deuda subordinada es transmisible?

La compra y venta de deuda subordinada, al igual que ocurre con diferentes productos financieros, tiene lugar en el mercado secundario de renta fija. Por lo tanto, a la pregunta si es transmisible la deuda subordinada, responderemos sí, siendo transmisible a través de su venta. La primera emisión de deuda subordinada se realizará en el mercado secundario, mientras, las emisiones posteriores se harán en el mercado secundario.

Como para transmitir la deuda subordinada son necesarios un comprador y un vendedor, si la entidad financiera entra en crisis supone un problema para llevara a cabo esta transacción. Lo habitual es que muy pocos inversores estén dispuestos a adquirir títulos de dudosa posibilidad de cobro y alto riesgo, por lo que vender este tipo de deuda en estas circunstancias se convierte es bastante complicado.